Lluvia, calor y humedad

Vuelvo a la Serranía. Tercera vez. Igual de increíble.

Víbora hocicuda y adulto de ranita de San Antonio eran los principales objetivos (también el sapillo pintojo y la culebra lisa europea, ambos prácticamente imposibles).

Al llegar fuimos directamente a una charca que encontraron mis amigos en la salida anterior, donde con total seguridad veríamos metamórficos de rana de San Antonio (Hyla molleri). No medirían más que una moneda de 1 céntimo. Fragilidad absoluta. Hicimos unas cuantas fotos y buscamos el adulto por los alrededores pero sin encontrarlo.

IMG_8710 BW
Metamórfico de Hyla molleri

El señor del tiempo dijo que tendríamos una ola de calor encima durante todo el día, así que las horas centrales las pasamos a remojo. Desde la charca hicimos unos cuantos kilómetros más de lo esperado para ir al río Escabas. El agua era completamente cristalina y estaba congelada, así que más que calor pasamos frío. Fue una oportunidad perfecta para poner en práctica lo aprendido sobre odonatos (libélulas y caballitos del diablo) en el segundo módulo de seguimiento de fauna riparia. Algunos ejemplares ya vistos, otros nuevos. Soy malísimo con los nombres científicos. Si no veo el animal y asocio el nombre, imposible. Aun así hice que me repitieran el nombre de cordulegaster boltonii unas 10 veces. Aproveché e hice unas cuantas fotos. Os contaré mejor en otra entrada todo lo que vi en el río.

IMG_8862.JPG

Después de comer y remontar unos metros el río tocaba buscar a la reina de los reptiles: víbora hocicuda (Vipera latastei). Pasamos bastante tiempo levantando piedras y mirando en matojos, sin éxito. Ya se sabe con los animales: pueden aparecer o no. En recompensa, mi tercer encuentro con la culebra lisa meridional (Coronella girondica). La europea (Coronella austriaca) se sigue resistiendo.

IMG_8990.jpg
Culebra lisa meridional (Coronella girondica)

El día se acababa y las opciones también, así que decidimos ir a los callejones de las majadas. Ya había estado en esos laberintos, aun así, sigue impresionando igual. Me voy a tomar la libertad de poner una foto de la primera vez que fui con unos amigos, dos de ellos muy lejos ahora mismo. También dejo la entrada por si queréis echarle un vistazo. Serranía de Cuenca, día 1 y Serranía de Cuenca, día 2.

12309799_10205228905228196_1572356596911664561_o.jpg

En estas calles de piedra vimos 5 o 6 lagartos ocelados (Timon lepidus), rápidos e inalcanzables. Aun así conseguí fotografiar uno de ellos en un abrevadero antes de llegar. Siempre está bien mirar por esta ventana al jurásico.

IMG_9022.jpg

La noche no nos depararía ninguna sorpresa más. Cansado de conducir y de caminar aparcamos el coche en un sendero en mitad de la Serranía, sacamos la tienda de campaña y mañana sería otro día. Dormir en mitad de la naturaleza, despertar y ver los árboles tocar el cielo, los pájaros cantar, el aire con olor a pino… Sí, un poco de paraíso a las 7 de la mañana. El segundo día no tendría nada de coche y mucha lluvia intermitente. Haríamos una ruta paseando entre prados y visitando charcas para buscar el adulto de ranita. El cansancio era predominante cuando nos encontramos con un sapo partero (Alytes obstetricans), fue un respiro.

Seguimos caminando hasta que llegamos a una charca seca llena de juncos. Nada más llegar vi otro metamórfico, esta vez eran mucho más grandes que los de la primera charca. Verdes intensos y a puñados. En un momento contamos 8 en la misma planta. Aun así, seguía sin aparecer el adulto. Pensaréis que qué tiene el adulto. Bien, es como comparar un feto con una persona adulta. Está formado, ágil y esbelto.

IMG_9248

La siguiente zona tendría interés, sobretodo, paisajística. Un bosque muy húmedo plagado de helechos. Las víboras adoran ponerse debajo de estas plantas, las sombras que dejan en el suelo a través de sus hojas son muy parecidas al patrón de su lomo. Con todo eso, seguimos sin tener la suerte de la primera excursión.

IMG_9307

IMG_9314

Completamente agotados y desanimados decidimos volver al coche e ir a comer. Aún quedaba una hora de camino. Llovía, hacía calor y mucha humedad. Seguíamos a nuestro GPS personal, cuando de repente la naturaleza decidió compensarnos por la caminata. Un adulto de rana de San Antonio (Hyla molleri) me saltó, literalmente, a los pies. Pasé entre unas plantas un poco altas, saltó y se apoyó en mis pies. Lo repetiría mil veces y seguiría sin creérmelo. Los metamórficos medirían 1 cm, pues este adulto eran 5 cm. Eufóricos. Una de las dos especies de rana arbórea del género Hyla que está presente, sobretodo, en Sudamérica. Un pequeño trozo de selva en nuestra propia casa. Recuerdo cuando era pequeño que lo único que hacía era dibujar a una rana tropical con los ojos rojos enormes. Era mi animal preferido. Al ver a esta rana, ha sido como volver a mi infancia y reforzar, aún más si cabe, mi amor por los animales.

Descargamos las cámaras en ella y la dejamos en el mismo sitio.

IMG_9396

IMG_9377.JPG

Ahora sí, volvíamos al coche para terminar comiendo en Cañete y llegando, dos horas después, a casa. Una excursión alucinante.

Todas las fotos y muchas más en mi página de Flickr

Espero que hayáis disfrutado del viaje. ¡¡A ser felices!!

Anuncios

2 thoughts on “Lluvia, calor y humedad

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s