Seguimiento y gestión de fauna riparia #2

IMG_8634

IMG_8561.JPG
Acer opalus subsp. granatense. El logo del parque natural de Els Ports.

Vuelvo a Tarragona para continuar con el curso de seguimiento y gestión de fauna riparia que imparte la organización Bio+. Llego al sitio donde habíamos quedado y rápidamente nos desplazamos a un río cercano a poner tres trampas para galápago leproso (Mauremys leprosa), una especie autóctona y en peligro de extinción. La situación de peligro se debe, en parte, a una especie invasora: el galápago de florida. Desde aquí os pido por favor que no soltéis a las tortugas que compráis a vuestros hijos en las infames tiendas de animales. Haceos responsables de ellas hasta que mueran. Perjudican muchísimo el medio ambiente.

La puesta de estas trampas tienen como objetivo el pesado, medida y marcaje de los individuos para tener controladas las poblaciones. De esta manera podemos ver si crecen o decrecen y tomar las medidas necesarias. De aquí nos fuimos a otro río para recibir unas clases de uno de los mejores en cuanto a odonatos (libérulas y caballitos del diablo) se refiere. Pere Luque. Algunas de las fotos son con los ejemplares en la mano. Para explicarnos la anatomía y las características de cada especie hacía falta tener a los bichos cerca.

 

IMG_8542.JPG
Calopteryx xanthosoma
IMG_8613
Calopteryx haemorrhoidalis (Se puede observar una mancha roja en la parte posterior que le da el nombre a la especie).

Se me ha abierto un mundo muy interesante, con muchísima variabilidad y aun más curiosidades. La presencia de estos animales indican que las aguas son limpias y de calidad. Son, por lo tanto, buenos bioindicadores.

IMG_8558.jpg
Platiycnemis latipes
IMG_8622
Orthetrum cancellatum
IMG_8582
Anax imperator
IMG_8591 lejos
Anax imperator

Cogimos el coche para poner varios aparatos de fototrampeo. Estas cámaras tienen un sensor de movimiento y un flash. Cuando el animal pasa por delante se dispara una foto. Así podríamos observar los grandes mamíferos que habitan en Els Ports. Normalmente para ver alguna de las especies hace faltan días de espera. Desgraciadamente no hubo suerte.

Los trayectos en coche estaban acompañados de una banda sonora inmejorable. Andrés Suárez y Los Delinqüentes. “La primavera trompetera ya llegó…”.

IMG_8643.JPG

Sobre las nueve de la noche nos situamos en unos puestos de observación a lo largo de 5 kilómetros del río esperando ver nutria (Lutra lutra). Realizamos la espera de una hora y media dos veces. El primer día me tocó esperar en lo alto de un puente. Unas vistas alucinantes. El sol yéndose y las golondrinas y vencejos volando a un palmo de mi cara. Una sensación de tranquilidad que se rompió con la llegada de 4 chavales con altavoces “When our momma sang us to sleep but now we’re stressed out”.

Empezaron a bañarse y a gritar haciendo que la posibilidad de ver algo se esfumase. La música era lo único que se escuchaba haciendo callar el canto de las ranas y el sonido del río. Sin suerte el primer día. Ni el segundo. La última espera se llenó con una hembra de zorro y su cría que pasaron a 2 metros de mi. Al moverme para intentar fotografiarlos salieron corriendo y desaparecieron. Es curioso todo lo que se puede ver cuando te quedas un rato en silencio en medio de la naturaleza. Las hormigas empiezan a salir, los pájaros cantan, cazan, los peces empiezan a subir a la superficie a alimentarse, etc.

IMG_8567.JPG

Mis compañeros sí vieron a la escapista nutria. Queda pendiente mi encuentro con este animal.

Con muchísimo calor fuimos a ver qué había caído en las trampas del primer día. Dos ejemplares de galápago leproso (Mauremys leprosa). Con la ayuda del Cybertracker anotamos todos los datos pertinentes y las liberamos, no sin antes hacerle unas cuentas fotos. Mi intención era fotografiar a las dos pero yendo andando por el río me caí y una se fue nadando. Hice una cuentas fotos y la solté.

El cansancio y la temperatura estaban acabando conmigo pero el ver estos animales fue como un chute de energía increíble. Un subidón. Siempre me pasa lo mismo.

IMG_8648.jpg

IMG_8650.jpg

Los ejemplares juveniles tienen esos colores anaranjados y amarillos. En estado adulto los pierden quedando el color verdoso. Reciben el nombre de leproso porque en el proceso de descamación del caparazón, algunas escamas quedan unidas dándole ese aspecto.

Finalmente, visitamos unas antiguas tejoneras. Galerías infinitas que se extienden por grandes superficies. Estaban abandonadas. Una de las entradas estaba a los pies de un olivo enorme: una imagen de cuento. De aquí nos despedimos y cogí el coche para volver. Como todo lo bueno, acaba demasiado rápido.

Esta vez todo se multiplica por diez: lo aprendido, la diversión y el buen rollo. Con muchas ganas del próximo módulo.

Os dejo la página con toda la información sobre Bio+

¡Espero que os haya gustado! ¡Sed felices!

 

 

 

Anuncios

2 thoughts on “Seguimiento y gestión de fauna riparia #2

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s